Inicio Nacional El antropólogo del duende

El antropólogo del duende

52
0

En su ‘Diario de Argónida’ confesó Caballero Bonald que él sólo escribía en legítima defensa. Le dolía ser un noble de Jerez en las cuevas de los gitanos y un bohemio festero en las catedrales de la aristocracia del fino. Pero en los cuartos de cabales podía encontrarse consigo cuando, ya roto el reloj, Tía Anica la Piriñaca hacía exorcismos por seguiriyas y su condición de ‘señorito andaluz’ se evaporaba con el vino de medio tapón, el jerez de los pobres. Él era un escritor noctívago, más aficionado a los que se lo bebían que a los que producían el amontillado en botas antiguas de madera irlandesa. «El asesino que buscas eres tú», se llegó a decir en uno de… Ver Más